jueves, 6 de diciembre de 2007

La voz del río

Nos largamos de clase
Teníamos que escapar de aquellos idiotas
Habíamos aprendido más con un disco de tres minutos
Nena, que con todo lo que nos enseñaban en la escuela...
Bruce Springsteen.
(No surrender, Born in the U.S.A 1984)



Mientras a miles de kilómetros ideológicos de distancia, las espuelas de las botas de cowboy de su enemigo dejan dos cicatrices encima de la mesa del “despacho oval”, aquí, en el escenario, sus dedos se deslizan por el mástil de la guitarra dejando rastros de grasa de Cadillac en los acordes de Radio nowhere , el primer sencillo de su último trabajo Majic.
Springsteen es un chopo frondoso, que cambió las riveras de The river por el escenario para echar raíces; ha empezado su otoño, de sus ramas empiezan a caer las hojas ocres; ya no es el mismo y la E Street Band tampoco, achaques varios han atrofiado un poco a la banda, en el concierto de Madrid hubo notas desafinadas y entradas a destiempo; el “Jefe” no corre y salta como antes, incluso parece como si a su inquebrantable sentido del humor también le empezaran a pesar los cincuenta y ocho; o será tal vez que las agujas de su reloj se han cansado de haber nacido para correr sobre "un tiempo donde las mentiras son la verdad, y la verdad es mentira", según dijo Springsteen en castellano, con los primeros acordes de Magic susurrando de fondo acariciados por una mandolina.

Magic (Tema a tema)

Radio nowhere. Tema guitarrero made in Bruce que no sorprende, pero con la potencia suficiente para hacernos permanecer expectantes.
You´ll be comin´down. Bueno… a ver la siguiente.
Livin´in the future. Ummm…¿A que me suena?.
Worst enemy. Me la creo, sigo expectante.
Gipsy biker. La banda sonora de los susurros de Brando en Apocalypse Now.
Girls in their summer ciothes. "The Boss" nos quiere de una manera inocente y es imposible no abrazarle.

I´ll work for your love. Una dedo de la armónica deslizándose suavemente por la espalda del piano que nos arrulla.
Magic. El fantasma de Tom Joad vuelve a materializarse y con ruidos de cadenas.
Last to die. ¡NO A LA GUERRA!. Bush odia estas canciones, a nosotros nos ponen las pilas.
Long walk home. Springsteen vuelve a enseñarnos sus álbunes de fotos familiares.
Devil´s arcade. Épica en vena.
Terry´s song. Esquela musical. Los amigos de Bruce son nuestros amigos.

En resumen, el río todavía serpentea sinuoso arrastrando canciones; al irregular crespón de luto del 11-S The Rising le sucede un álbum sincero: Devils & Dust, un derroche de folk intimo que conmueve la entraña y que ha dado paso a este último, por ahora, Magic que nos suena a eco rebobinado.
Bush por fin se larga, pero sus espuelas también dejan cicatrices en los costados del gran jefe “White Horse”.


Ilustración: Jasper Jhons, Three flags (1958)

5 comentarios:

Guru dijo...

¡¡¡Qué envidia!!!

tatio viana dijo...

Ya nos ha regalado suficiente magia durante años ( en mi opinión, a su "Chevy" se le gastó la gasolina después de pasar por "Nebraska", después de ese disco precioso nunca volvió a hacernos rugir ni llorar igual; pero tampoco yo me gasto la misma energía de antes ). Celebremos la jubilación serena y digna de un tipo, creo que honesto, cuya música y cuyas palabras marcaron una época en muchos de nosotros. Mil gracias por el recuerdo, Julio .

u minúscula dijo...

Rey, abrazo :D

u minúscula dijo...

lo de los dientes de rajoy es re gracioso, jeje

u minúscula dijo...

pon algo!!!!