jueves, 4 de octubre de 2007

¡Hasta la coronilla!

Dario Fo que, además de un juglar bufo siempre terapeuticamente incorrecto, es premio Nobel de literatura, se acercó a Girona y, al tiempo que paseaba su "insolente" sabiduría con un sombrero negro, volvió a poner el dedo en la llaga a propósito de la quema de fotos de los Reyes y el secuestro de El Jueves: " El Rey tendría que estar contento, al menos se burlan de él, tiene protagonismo".
Un dato: en Estados Unidos, el país mas patriotero del universo, no condena los ataques a símbolos del Estado como la bandera, los considera únicamente una muestra de la libertad de expresión. En Inglaterra, el país mas monárquico del universo, tampoco.
Aquí, en las próximas fiestas de las Fallas, a ver quien es el guapo que hace un ninot del Rey.
Ilustración: Gallego & Rey en El Mundo

7 comentarios:

grande dijo...

GRANDE

Viernes dijo...

Retrato de viñetista melancólico.

1.- “Era tan parco en florituras y se abstenía tanto de hacer juicios, que siempre le escuchaban en silencio”. También tenía la costumbre de vendimiarse las sienes estrujándolas con ambas manos o mirar al vacío con los ojos metidos en el Cantábrico. Ya sabes cómo son los asturianos, no terminan de irse nunca... Como dijo alguien que conocemos los dos cuando te veía cual estatua de Rodin a la vera de las siete de la tarde: Ese caballero es el único que piensa aquí.

2.- De vez en cuando se le llevan los (educados) demonios por la cosa política. Para entonces, ahí van los métodos de desobediencia cívica recomendados por Woody: “Plantarse ante el ayuntamiento y salmodiar la palabra pudding hasta que las reivindicaciones estén satisfechas. Taponar el tráfico introduciendo un rebaño de ovejas en la zona comercial. Fingirse una alcachofa y pellizcar a la gente cuando pase”.

Así que nada, quedamos vestidos de alcachofa un día de estos. Hasta entonces, seguiré dándote la espalda todos los días.

Jackie O. dijo...

Hola Julio, me encanta la viñeta que has colgado. Lo cierto es que ya era hora de que le dieran un poco de caña al rey, no crees?
De siempre ha sido el niño mimado de los medios españoles y europeos; hasta hace bien poco las imágenes con la quema de su foto y el muñeco que le representa (por cierto, muy mal logrado, yo lo hubiera caracterizado mejor) se hubiesen vetado desde el minuto uno con tal de respetar ese pacto de silencio (¿o respeto?).
Por algo se cuenta en la profesión que en todas las redacciones se suele decir: "Ojito al escribir del rey. Con él hay que ceñirse a sujeto, verbo y predicado, nada de adjetivos".
Ese ocultismo rutinario no ha hecho más que dar bombo a una noticia que, sinceramente, no me sorprende nada de nada. Hay un sector amplísimo antimonárquico al que casi nunca se ha escuchado. Lo que ocurre es que los jóvenes ahora tendemos a recurrir a lo simbólico, a lo impulsivo y, en ocasiones a lo radical. Han sido muy malas las formas, quizás, pero al mensaje reivindicado se suscribe seguro que mucho más de la mitad de la población española.
Un abrazo, sigue alegrándonos el día!

Anónimo dijo...

Ante tanta ilustración, comentario o acto antimonárquico (lo peor, lo que ha dado origen a toda esta polémica), me declaro decididamente lo contrario, monárquico, algo que no había sido en mi vida... ¿Por qué?... Reúso a identificarme con esa colección de horteras, pelotas arribistas de un falso republicanismo mesiánico y agresivos descerebrados, mayoritariamente nacionalistas.
Monarquía sí, monos asquerosos, no.

u dijo...

no puedo creer que te hayas hecho un blog! a ver si reconoces mi ojo.

Jackie O. dijo...

hola, échale un vistazo a mi blog
te brindo mi post de esta semana, maestro!

u dijo...

ay, Pessoa. El otro dia, de buena mañana,un amigo me acompañó al periódico y yo busqué cual desesperada una Oda de Pessoa que coloqué cuando era Rebecaria en Nacional, para que supiera mi amigo que ya de jovencita apuntaba maneras, je, y no la encontré, qué tristeza.