domingo, 30 de marzo de 2008

Por el aro

1989. El aliento de acero y pólvora que salía del enorme pozo negro del cañón que le apuntaba había borrado la sonrisa al Buda que permanecía de pie, desarmado e impasible, delante del tanque en la plaza de Tian´anmen. Después también le borro la vida. Solo exigía libertad.
Hoy diecinueve años después, los adoquines de la gran plaza, tatuados con sangre, siguen añorando la libertad. En China, Según Amnistía Internacional, se ejecutan mas de mil penas de muerte al año; el tiro en la nuca esta siendo sustituido, como método de ejecución, por la inyección letal, los órganos de los condenados se sospecha que son utilizados después para rentables trasplantes; los disidentes son condenados a trabajos forzados; sigue implantada la férrea censura comunista, en sus buscadores de internet no es posible encontrar la palabra libertad o derechos humanos; mendigos, prostitutas, drogadictos, la “basura” que ensucia las engalanadas calles olímpicas, son encerrados en centros de reeducación, auténticos campos de concentración en los que siguen marcando con hierro al rojo el libro de Mao.
El COI, la UE y los EU miran hacia otro lado, la empresa española Mango intensifica su presencia en China con veintidós tiendas nuevas, todos nosotros preferimos ignorar que manos esclavas fabrican los productos “todo a cien” y mientras tanto la televisión oficial china retransmitía el encendido de la llama olímpica con un “falso directo” que le permitía silenciar la protesta de unos activistas con banderas en las que los aros olímpicos estaban sustituidos por grilletes, y que si podíamos ver el resto del mundo.

1988. El gobierno de Myanmar asesina a mas de 3000 personas que protestan en las calles exigiendo libertad. Este 8 de agosto de 2008 no solo será el aniversario de esa matanza, será el día en que se inauguran los XXIX Juegos Olímpicos de la era moderna.

Ilustración: Gallego & Rey en El Mundo

3 comentarios:

Paco Melero dijo...

Es una vergüenza para el mundo que el COI designase Pekín como sede oficial de los Juegos 08. Y el mundo occidental aplaude con las orejas. Pues que les vaya bonito. Lo que había que hacer era un boicot de telespectadores. Si nadie ve las Olimpiadas ¿de qué sirven? Hoy en día, de nada

u minúscula dijo...

Julio, es increible lo de azcona, el texto que has puesto, tal vez deberia dejar este post ahi, pero ya sabes, soy desordenada..

ultimamente hablamos poco, feliz fin de semana.

(molo el juego de gafas)

Julio Castelló dijo...

Indigna que uno de los países paradigmáticos en la sistemática lesión de los derechos humanos, haya sido elegido como sede para la celebración de una Olimpiadas, con toda su carga simbólica. Pero no olvidemos que la Alemania nazi los organizó, y que fue un placer ver a los muy superiores arios humillados por los negros que ellos despreciaban. En cualquier caso, me sumo al boicot de telespectadores, al margen de los intereses de nuestros gobiernos. Habría que darle al menos un aviso a los dictatoriales dirigentes de esa China fascista. Aunque no sé hasta qué punto una cosa así pueda ser efectiva.